Recetas con flores de Bach

Todo lo que antecedía al estudio de las ciencias desarrolladas por el Doctor Bach, descubridor de las flores de Bach, se pensaba como una especie de esfuerzo del hombre para hurgar en el descubrimiento de leyes y elementos propios de la naturaleza. Aun así, era considerada una “pseudociencia”. En este ámbito, toda enfermedad era consecuencia de un mal funcionamiento de la “máquina” quera como se consideraba al cuerpo humano, por tanto, todo aquello que tuviera que ver con padecimientos mentales eran considerados como perturbaciones de la naturaleza.

Con el paso de los años, se desarrollaron numerosos procesos que antecedieron y por supuesto, contribuyeron a la aceleración del derrumbe del modelo mecánico, dualista y positivista de la ciencia que se estudiaba en el siglo XIX, e incluso el siglo XX.

La intuición

El concepto de intuición introducido por el Romanticismo, dado que revaloriza lo concerniente a lo no racional del hombre, señalando otros caminos al conocimiento diferentes a la conciencia, como la intuición, por ejemplo.

La energía

Está comprobado que la energía no tiene una actuación mecánica, ella actúa por acción de las vibraciones. El concepto de energía mueve las bases del positivismo y su verificabilidad, poniéndolas en duda, puesto que forma parte de una amplia gama o un universo de elementos que no son visibles pero cuyos efectos son conocidos y comprobables, por ello no dejan de ser reales y tangibles.

El concepto de evolución

Luego de la aceptación del concepto de evolución como una tenaz alternativa, la ciencia se plantea otros horizontes, de igual manera, a la par de la evolución de la ciencia, está la evolución del alma, motivo por el cual el hombre es visto como un proceso inacabado.

Lo inconsciente

Gracias al Psicoanálisis, la ciencia admitió e incorporó un nuevo renglón al funcionamiento de los hechos, donde los comportamientos inadecuados atañidos a la conciencia: actos sintomáticos, sueño, locura. Esta dimensión conocida como el inconsciente, se admite como forjador de conductas.

Las flores de Bach dan garantía de la construcción saludable de un alto autoestima, para sentir los efectos el paciente tiene que estar consciente de sus miedos, resentimientos y frustraciones. Todos aquellos sentimientos negativos generan frustraciones y que, contribuirán a la incompleta labor de la terapia, saboteando el procedimiento de equilibrar su comportamiento y actitud.

El Dr. Bach realizó un estudio detallado, de todas las flores que expuso para cada tratamiento. Según se ha comprobado, las esencias o los tratamientos permiten que el paciente obtenga un nivel equilibrado de la realidad, cambiando su conciencie y generándole otra perspectiva de su situación, mental, emocional, sentimental y física.

Con el paso de los años, la ciencia se ha permitido revisar sus bases, otorgándole espacio a nuevas configuraciones del conocimiento y nuevas alternativas a la búsqueda de senderos que conduzcan a soluciones efectivas, como ejemplo, las flores de Bach cuyo efecto en el comportamiento del paciente y la garantía de superación de estados negativos ha generado una aceptación por el gremio científico.

 

Compártenos: